Cómo curar pequeños cortes (II) Se hace así

26.11.2012

Cómo curar pequeños cortes (II)

Antes de nada hay que destacar que desde aquí no podemos solucionar la vida, así que si tienes un corte muy grande o una herida que no para de sangrar debes ir corriendo al centro médico más cercano. Si es una herida pequeña siempre se puede curar en casa, pero hay que ser muy precavidos al respecto.

Ya hemos destacado que para curar las heridas es preciso lavar bien la zona con agua abundante y jabón. Esto hará que se eliminen todas las posibles bacterias que se alimentan de nuestras heridas, así que es muy buena idea hacerlo antes de nada.

La siguiente recomendación en estos casos es tener la herida siempre destapada. Si tapamos la herida tras curarla no la dejamos oxigenar, así que debemos usar tiritas con moderación.

Otra recomendación es limpiar siempre la herida de dentro hacia fuera. Si lo hacemos al contrario iremos introduciendo, poco a poco, toda la suciedad dentro del herida. Si lo hacemos en el orden correcto conseguiremos sacar toda la suciedad de la herida para poder curarla, poco a poco, con betadine,

No related posts
No hay comentarios para la entrada “Cómo curar pequeños cortes (II)”
Deja tu comentario

(requerido)

(requerido)




Condiciones Generales de Uso y Aviso Legal - Política de Privacidad - Contacto

Copyright © 2011 Nicripsia Internet SL. CIF: B54127337.
Todos los derechos reservados.

Red de blogs