Cómo montar una nata perfecta (y II) Se hace así

07.06.2013

Cómo montar una nata perfecta (y II)

nata montada

Ya os hemos comentado que para montar una nata perfecta es estrictamente necesario que esté fría. Cuando la tengamos bien fría la sacamos del frigorífico y la colocamos en un bol de cristal que preferiblemente también este frío.

Ahora llega el momento del dilema: ¿montamos la nata a mano o a máquina? El resultado final es el mismo, pero también es cierto que hay que saber cómo hacer ambas cosas. Montando la nata a máquina puede resultar engañoso, porque nos podemos terminar pasando con el resultado final.

Debemos parar de batir la nata en cuanto veamos que salen picos. Además, también es más que necesario que hagamos movimientos siempre iguales y, por supuesto, no demasiado bruscos.

Es de fundamental importancia batir de forma constante y sin parar en ningún momento. Si lo hacemos a mano, unas varillas son lo mejor. Algo que también ayuda a la hora de batir es añadir un par de cucharadas de azúcar (si es glas, mejor). Una vez tengamos la nata montada es bueno dejarla reposar dos minutos y luego utilizarla. Si nos sobra, al congelador directamente.

No related posts
No hay comentarios para la entrada “Cómo montar una nata perfecta (y II)”
Deja tu comentario

(requerido)

(requerido)




Condiciones Generales de Uso y Aviso Legal - Política de Privacidad - Contacto

Copyright © 2011 Nicripsia Internet SL. CIF: B54127337.
Todos los derechos reservados.

Red de blogs