Cómo planchar una camisa Se hace así

12.05.2011

Cómo planchar una camisa

Planchar

No existe ningún tipo de excusa que sirva para ir por la calle con una camisa arrugada. ¿Qué es una tarea difícil? ¿Qué no todos saben planchar? ¿Qué me gusta más así? Si te gusta más así es porque no sabes y lo pones de justificación, pero no es tan difícil planchar como dicen, por lo que a partir de ahora, con estos consejos, podrás planchar tú propio tus camisas y así salir a la calle reluciente (y de camino llenar a tu madre de orgullo).

La idea es muy simple: la camisa tiene arrugas que queremos que desaparezca. El primer paso a tener en cuenta es la plancha. La enchufaremos y encenderemos hasta que comprobemos que está bastante caliente. No debemos olvidar el agua. Debe tener agua para que no queme la ropa.

Lo primero que hay que planchar es el cuello. Le daremos varias veces hasta que quede recto y sin arrugas. Por si no resulta obvio, la camisa debe estar abierta (todos los botones quitados). Tras planchar el cuello le toca el lugar a los hombros. Para planchar los hombros utilizaremos el pico de la tabla y así le quitaremos todas las arrugas.

Tras esto quitamos los botones de los puños y le damos bien, tanto por fuera como por dentro. Acto seguido planchamos las dos mangas. Después de dejar las mangas perfectas vamos a por la parte delantera de la camisa. Para plancharla iremos primero a por una parte y luego a por otra ayudándonos de la tabla. Por último, plancharemos la parte trasera y ya estamos listos para salir perfectos a nuestra cita.

No related posts
No hay comentarios para la entrada “Cómo planchar una camisa”
Deja tu comentario

(requerido)

(requerido)




Condiciones Generales de Uso y Aviso Legal - Política de Privacidad - Contacto

Copyright © 2011 Nicripsia Internet SL. CIF: B54127337.
Todos los derechos reservados.

Red de blogs